Péladan y Guaita

Christopher McIntosh escribe en su obra “The Rosicrucians” un capítulo bastante interesante sobre Péladan y Guaita; su alianza, enemistad y cercanía con el Arte. Sobre este capítulo voy a hacer un resumen y a ahondar de manera personal en la faceta artística de Péladan ya que es interesante el vínculo con el Arte, el placer estético, la performance y la experiencia creadora que ambos desarrollaron.

Marquis Stanislas de Guaita (1861-1897) y Joséphin Péladan (1858-1918) se destacaron a fines del siglo XIX. Guaita conoció a Péladan por medio de sus novelas y, tras una gran amistad, en 1888 fundaron “La Orden Cabalística de la Rosa Cruz”

Péladan era un excéntrico…se vestía con diversas túnicas, barba larga y frondosa, similar al estilo icónico que tenemos de Jesús. Sin embargo tras su conciencia altamente performática, no era sólo un show lo que él hacía, sino que era un creativo y su conocimiento ocultista era profundo. Fue escritor de novelas esotéricas y románticas…ignorado en Inglaterra y querido en Francia y Alemania.

En 1888 Guaita arma junto a Péladan “La orden Cabalística de la Rosa Cruz”, que estaba dirigido por un Concilio supremo de 12 personas; 6 anónimos y 6 conocidos. Dentro de los conocidos Papus era uno de los más destacados.

La orientación de La Orden Cabalística era hacia el ocultismo clásico, la relación con lo divino mediante la meditación y misionar dando “la palabra”.

El poner atención a la importancia del Verbo, estableciendo el calce con la filosofía hebraica y el carácter místico que Péladan le daba, lograban una fraternidad particular y exitosa. El conocimiento y constitución de las palabras sagradas, conocimiento histórico, filosofía, arte y dogma.

Sin embargo Péladan era (aunque nos sorprenda) muy católico por lo que fue teniendo conflicto con los otros miembros. En 1890 se va y forma su propia orden “La Orden de la Católica Rosa Cruz, del Templo del Grial”.

Ante la independencia de Péladan Guaita le escribe enfurecido por aquella orden rival, manifestándole su desapruebo a las enseñanzas de esa orden “garrafal”. Péladan le responde sugiriéndole que no tenga tanta ira en sus palabras y que se juntaran a conversar a lo que Guaita se rehusó tajantemente. Ahí terminó la amistad que ambos hombres se tenían.

Curiosamente la orden de Péladan gozó de mucho éxito al armar una potente base de valores religiosos, morales y estéticos. El Arte era fundamental y él se sentía un curador artístico. Para Péladan el artista era un guerrero y Péladan los cobijaba en los famosos “Salones de la Rosa Cruz”; Galerías de arte para exposiciones con el fin de exaltar la belleza y la tradición por medio del arte. 5 años duraron estas galerías. Exposiciones, obras de teatro y conciertos. Incluso formó una orquesta Rosacruz.

Pasado el tiempo se ha concientizado sobre la importancia que este Salón tuvo para la historia del arte. En aquella época estaba de moda el Impresionismo y el Naturalismo, por lo que Péladan generó una oposición pictórica con el Simbolismo. En el Simbolismo y particularmente bajo el criterio de los Salones Rosa Cruz, se rechazaba tajantemente la pintura histórica, modernista, patriótica y/o militar y se recibía a la pintura que tratara la mitología, la leyenda, la alegoría, los sueños y el misticismo.

Sin ir más lejos, el Simbolismo fue precursor de la obra de Gustav Klimt y el Art Nouveau en Francia…no tanto este último por los temas tratados en la pintura, sino más bien por la técnica pictórica, de trazo simple y armonioso. Femenino y detallista.

Cuando Péladan fallece, su discípulo Emile Dantinne continúa, sin embargo los salones se disolvieron debido al paso del tiempo y a la mala relación entre Péladan y su curador previo a la muerte de Péladan.

Con respecto a Guaita, fue además de ocultista un gran poeta. Su visión era más temeraria, pero a la vez discreta. Antes de morir publica “La llave para la Magia Negra”, por lo que su reputación tenderá a ser siempre un poco más oscura.

La “Cabalística Orden Rosa Cruz” tampoco se termina cuando él fallece sino que le suceden varias personas más hasta que emigra a Estados Unidos, en donde se establece y que, según Christopher McIntosh, aún permanece vigente.

 

delville-portrait-peladan

Péladan

 

guaita_signature

Marquis Stanislas de Guaita

 

delville-madame-stuart-mysteriosa

“Misteriosa” 1982, Jean Delville. Fue exhibida en uno de los salones Rosa Cruz